Skip to content

Reinaldo Arenas, el poeta que murió en libertad

agosto 18, 2011

 

“Pongo fin a mi vida volun­ta­ria­mente por­que no puedo seguir trabajando…”

Reinaldo Are­nas Fuen­tes (Cuba, 16 de julio de 1943 — Nueva York, 7 de diciem­bre de 1990)

Reinaldo Are­nas poeta, nove­lista y dra­ma­turgo cubano, opo­si­tor al régi­men de Fidel Cas­tro, nació el 16 de julio de 1943 en Hol­guín, Cuba.

Cola­boró con la revo­lu­ción, hasta que debido a la exclu­sión a que fue some­tido, optó por su disi­den­cia. Debido a su posi­ción inte­lec­tual, Reinaldo Are­nas siem­pre fue excluido y perseguido.

En 1974 fue encar­ce­lado y tor­tu­rado, lo que dejó hue­llas pro­fun­das en su per­so­na­li­dad. Intentó varias veces esca­parse de la opre­sión a la que era some­tido por el régi­men de Fidel Cas­tro, hasta que final­mente lo con­si­guió en 1980, via­jando a Nueva York.

En 1987, Reinaldo Are­nas se entera que tiene el virus del SIDA. Comienza a escri­bir su auto­bio­gra­fía, titu­lada “Antes que ano­chezca” (1990).

En 1990, Reinaldo Are­nas envía una carta muy emo­tiva de des­pe­dida a sus ami­gos y se sui­cida el 7 de diciem­bre en Nueva York, EEUU.

Para ser publi­cada en el ” Dia­rio las Américas”

Que­ri­dos ami­gos: debido al estado pre­ca­rio de mi salud y a la terri­ble depre­sión sen­ti­men­tal que siento al no poder seguir escri­biendo y luchando por la liber­tad de Cuba, pongo fin a mi vida. En los últi­mos años, aun­que me sen­tía muy enfermo, he podido ter­mi­nar mi obra lite­ra­ria, en la cual he tra­ba­jado por casi treinta años.

Les dejo pues como legado todos mis terro­res, pero tam­bién la espe­ranza de que pronto Cuba será libre. Me siento satis­fe­cho con haber podido con­tri­buir aun­que modes­ta­mente al triunfo de esa liber­tad. Pongo fin a mi vida volun­ta­ria­mente por­que no puedo seguir tra­ba­jando. Nin­guna de las per­so­nas que me rodean están com­pro­me­ti­das en esta decisión.

Sólo hay un res­pon­sa­ble: Fidel Cas­tro. Los sufri­mien­tos del exi­lio, las penas del des­tie­rro, la sole­dad y las enfer­me­da­des que haya podido con­traer en el des­tie­rro segu­ra­mente no las hubiera sufrido de haber vivido libre en mi país.

Al pue­blo cubano tanto en el exi­lio como en la Isla los exhorto a que sigan luchando por la liber­tad. Mi men­saje no es un men­saje de derrota, sino de lucha y esperanza.

Cuba será libre. Yo ya lo soy.

Fir­mado,

Reinaldo Arenas

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: